La compañía echó a andar a finales del año pasado de la mano de tres ejecutivos del hilador Nylstar y ya ha recibido llamadas de Adidas o Decathlon.

Raquetas viejas para hacer más sostenible la moda deportiva. Este ha sido el punto de partida de Infinite Athletic, una compañía barcelonesa especializada en la producción de camisetas y zapatillas para la práctica del tenis con un modelo completamente circular.

La empresa echó a andar a finales del año pasado de la mano de François Devy, Isaac Nogués y Francesc Jiménez, tres ejecutivos del grupo gerundense de hilatura Nylstar, uno de los mayores del país. Devy se encarga de la gestión financiera; Nogués, de la comercial, y Jiménez, del producto.

“Todo surgió porque en casa jugamos todos a tenis: fui a comprar un regalo para mi mujer y, por deformación profesional, porque soy ingeniero textil, pregunté si tenían algo con materiales reciclados o fibras orgánicas”, recuerda el emprendedor.

“Hablando con varios empleados de tienda, me contaron que el cordaje de las raquetas está hecho de monofilamento de poliéster -relata-; cuando se gastan, las cuerdas se cambian y las viejas, se tiran; empecé a investigar y vi que nadie estaba reciclándolo, fue entonces cuando nació la idea”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *